Datos


Soy A.E. Forniés, aunque también me encontraréis como Aevyk. Tengo una gran cantidad de hobbies, aunque profesionalmente soy diseñadora. ¡Bienvenidos a mi blog!

lunes, diciembre 31, 2012

La vida de Pi (con spoilers)


En mis largos regresos a casa (desde mi universidad tardo una hora), tengo la oportunidad de ver los carteles de los próximos estrenos de cine en las carreteras. ¿Quién no se iba a fijar en el cartel donde un indio y un tigre se miraban directamente a los ojos? ¿Y quién no se ha preguntado por qué el indio tiene un nombre tan raro? Aparte de estas preguntas, no sé me pasó por la cabeza ir a verla al cine. Quizá pensaba que sería una de esas rarezas que hacen en otros países, que o son muy buenas o demasiado metidas en su cultura (vamos, que sólo las entienden ellos).
Pero llegó el día en que mi padre y mi hermana fueron a verla, yo estaba con mi primer trabajo y tenían que hacer tiempo. Y volvieron impresionados. Tanto que deseaban volver a verla y al final, fuimos ayer.
Personalmente, doy la bienvenida a cualquier muestra de otra cultura. Será porque, como escritora de fantasía, me permiten encontrar las bases para nuevos mundos. Por eso, la presentación de la sociedad hindú me pareció de lo más interesante. (Spoilers) Lo que menos me gustó del protagonista fue que su búsqueda de algo en que creer le acabara haciendo hindú, cristiano y musulmán.
Obviamente, la parte del naufragio (oh, vamos, se sabe del tráiler) y su convivencia con el tigre es lo mejor de la película. Cómo intenta  sobrevivir al lado de tal bestia y cómo acaba domesticándole. Para tomar nota: el contacto visual es muy importante.
Lo peor de las largas escenas de la barca a la deriva fue la cuestión religiosa. El protagonista se compromete a hacer creer en Dios. Y, en mitad de una tormenta, no deja de preguntarle por qué le hace todo eso. Si ésa es la escena en la que la creencia se hace fuerte, no me extraña que yo no dejé de pensar: "Te hace eso porque no le llamas por su verdadero nombre. Llueve y truena, ¿acaso no ves que en realidad es Thor?" Pero él empecinado en que Dios es su salvador. Allá él.
Y en mitad del mar se encuentra una isla que de día es el paraíso de los suricatas y de noche se come todo lo que pilla. No me extraña que en el informe final, que relató a los periodistas, se omita eso. Como nada más llegar a una costa segura, el tigre desaparece, comienzas a comprenderlo todo. No le había domesticado, simplemente aprendieron a convivir hasta que no tuvieron que hacerlo.
El protagonista, a pesar de sus extrañas creencias, me pareció un personaje muy interesante y profundo, que revela perfectamente de lo que somos capaces en circunstancias extremas. El resto de personajes son muy simbólicos y algo planos, pero todos cumplen bien su papel. Lo curioso es que su experiencia con el tigre sólo marcó a Pi en el terreno religioso, pero sigue siendo el mismo. ¿Acaso no tendría que haberse transformado por completo? Sólo es un tipo que pasó un mes o dos con un tigre de Bengala y lo cuenta como si fuera una anécdota.

viernes, diciembre 28, 2012

Boceto CETD

Para que os hagáis una idea de cómo son mis bocetos, decidí dibujar a Hipo y a Astrid como saldrán en la secuela. Personalmente, creo que Hipo pierde algo de estilo al ir como el típico guerrero vikingo, y no me termino de creer que Astrid se haya despedido de su falda de pinchos con tanta facilidad.

¿Y os acordáis del dibujo de Tom Owens que puse ayer? Desde hace tiempo, he jugado con la relación de Patapez y Brusca en mis cómics, tanto en los de Pico:
 
Como en los de CETD. Esta viñeta pertenece a Knattleikr, un cómic que al final no publiqué porque tenía algunos fallos de dibujo y de guión.

Hipo: ¿Nervios?
Patapez: Es que sólo... Brusca... yo... (es que van en diferentes equipos).

¿Casualidad? Bueno, aún me queda por ver un episodio de Riders of Berk en el que por fin veremos a Patapez intentando ligar (no con Brusca). Pero me parecía buena idea que estuviese enamorado en secreto, y de alguien tan diferente. En fin...

 

jueves, diciembre 27, 2012

CETD 2

Dada mi gran decepción por las secuelas de Dreamworks, me prometí que no volvería a ver ninguna. Ni siquiera de mi adorada (vale, sí que suena cursi) Cómo entrenar a tu dragón. Y luego resulta que me estoy viendo la serie (Riders of Berk) en versión original y todo, ya que el doblaje de la peli tenía muchísimos fallos. Pero vamos a lo que vamos; que en un año o dos se estrenará la secuela, con todos los personajes cinco años mayores (para ir abriendo boca, ¿no?) y que piensan hacer una trilogía. Y yo aquí, leyéndome los libros y dándome cuenta de que sí, soy una fan. Una gran fan. Y lo mínimo que debería hacer es ver la película, por lo menos una vez. Si resulta que no me gusta, como algunas cosas de la serie, para mí eso no existe y ya está. Claro que, si no me acaba de convencer la peli pero sí los diseños, tendré que hacerme el cosplay de Astrid de mayor...  por algo soy una gran fan

http://tomowensstuff.blogspot.com.es/search?updated-min=2012-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2013-01-01T00:00:00-08:00&max-results=20
Aquí  podéis ver los bocetos de uno de los dibujantes de Dreamworks. He elegido el que pongo a continuación para que os hagáis una idea.

Los Miserables


El pasado 25 de diciembre, fui a ver Los Miserables al cine. ¡Por fin! Después de casi un año esperando la película... y resultó ser bastante buena. Desde el principio, la música tiene casi protagonismo absoluto, lo cual nos lleva a leer subtítulos todo el rato (como prácticamente me sé las canciones de memoria, no me resultó tan cansado). Para las canciones (pequeño spoiler), casi se abusa de primerísimos planos de actores, lo que para más de uno puede resultar incómodo. Eso sí, todos los actores muestran su altísimo nivel de interpretación y de canto, dándonos escalofríos en determinados momentos. La verdad, me da pena que mucha gente no vaya a ir a verla por eso de que es un musical y casi no hablan. ¿Acaso no resulta más impresionante así?

domingo, diciembre 16, 2012

El hobbit: Un rollo inesperado (contiene spoilers)

Acabo de volver del cine y aún no me he recuperado. Lo que se avecinaba como una película divertida, ligera y decididamente entretenida, se ha revelado como todo lo contrario. Ya desde el principio, se ha notado una increíble lentitud en las escenas, y la aparición inicial de Frodo mostraba que iban a conectar las dos trilogías como fuera. Bilbo aparece receloso de dar a conocer su pasado, quién sabe si hasta que llegue el momento. Hasta mucho después, no entra en escena Martin Freeman, el único actor que borda su papel y que desde el principio emana fuerza. Desde la aparición de Bilbo y los enanos, se descubre un seguimiento de los diálogos del libro, pero eso va a ser lo único. Así como la cena con los enanos, que promete un tono bastante diferente al de las tres horas siguientes.
Cuando se inicia el viaje, Bilbo debe firmar una especie de contrato, que al estar escrito pierde su sentido; ¿acaso ya no se hacen tratos de palabra? Lo que sigue es difícil de describir. En su afán por conectar ambos trabajos, Peter Jackson repite escena del anillo, la polilla mensajera e incluso algunos paisajes. Para alargar la película, la ha conectado con otra historia con la que sólo comparte algunos personajes. Por eso nos encontramos a Saruman, Galadriel y Elrond, hablando con Gandalf de un nuevo peligro llamado El Nigromante. Y yo que pensaba que el malo era el dragón Smaug.
De pronto fruncimos el ceño con el tratamiento de algunos personajes y escenas que parecen sacadas de la manga. Los enanos, sin carisma alguno, parecen destinados a separarse cuando el grupo se encuentra entre una pelea. Los que luchan son dos... ¿comerrocas? Eso, unido a una extraña escena de vuelo, con Bilbo aferrado a las plumas de su águila gigante, recuerda misteriosamente a La Historia Interminable. Siguiendo con los personajes, de pronto los trols tienen personalidad y todo, y el rey de los trasgos es un gigante parecido a Jabba el Hutt. Lo peor ha sido la transformación de Radagast el Pardo; que ha pasado de ser un mago encantador con un fuerte contacto con la naturaleza a un loco con mierda de pájaro (lleva un nido en la cabeza) por un lado de la cara y que se ha vuelto imbécil por comer... ¡demasiadas setas!
El único que destaca entre todo es Bilbo, ensombrecido durante unos minutos por Gollum, Andy Serkis, quien vuelve a demostrar que es el rey de la interpretación por captura de movimiento. La escena de los acertijos, mi capítulo favorito del libro, es la única que mantiene su encanto, aunque más de uno recordará que el anillo llegó a Bilbo mientras huía de Gollum lanzándose rocas abajo.
Lo único que se puede decir es que los fans de Tolkien hemos sido los últimos en la lista de personas a las que está dirigida esta película. Nos han juntado dos historias y convertido el cuento con el que Tolkien entró en la Tierra Media en un conjunto de exageradas escenas de acción y personajes planos, y mientras la mitad de los personajes se enfrentan a un dragón (yap), los demás se las tienen que ver con una sombra llamada Nigromante. Y aún quedan dos películas.