Datos


Soy A.E. Forniés, aunque también me encontraréis como Aevyk. Tengo una gran cantidad de hobbies, aunque profesionalmente soy diseñadora. ¡Bienvenidos a mi blog!

jueves, septiembre 14, 2017

Dragones Playmobil

 Hoy han llegado mis tres packs de Dragones de Playmobil. Estos han sido por mi cumpleaños, pero estoy barajando la idea de conseguir el set de Isla Mema.
En fin, he decidido hacer una pequeña crítica para que podáis ver lo que incluye cada set, los muñecos y la calidad de ambos.
 El primer set es de Bocón con una catapulta. Aunque también podría haber venido con su dragón, las máquinas de guerra de Mema están entre mis diseños favoritos, así que da un poco igual. La catapulta es fantástica. Tiene cantidad de diseños y detalles y funciona bastante bien.
 Aunque Bocón es uno de mis muñecos preferidos, el mayor problema, como se puede apreciar, es que el casco no le entra. No le entra por el pelo. ¿Y por qué tiene pelo? Porque si no, no se le sujeta el bigote. 
Me recuerda algo a Bocón de joven... Por lo demás, la ropa tiene muchos detalles, aunque sólo por la parte de delante, y el arma del brazo es intercambiable.

 Vamos con Astrid y Stormfly. El dragón es grande en comparación con la muñeca, pero tiene un bonito diseño en la pintura y colores brillantes. Además, la silla engancha perfectamente en sus espinas. La única pega es que su cabeza es algo pequeña respecto al cuerpo.
 Astrid es la figura que menos me gusta, lo que es una pena al ser mi personaje favorito. El color del pelo es demasiado claro y odio la cara. No sé por qué, pero odio ese modelo de cara de Playmobil. Como en Bocón, la pintura sólo está por delante y parece que lleva una larga túnica sobre la falda. Además, los brazales son manoplas completas.Y la capucha es una especie de boa.
 Y llegamos a Hipo y Desdentao... el grandísimo Furia Nocturna. Desdentao está mucho más proporcionado y, según parece, se ilumina.
 Hipo parece un Tim cualquiera. De nuevo, sólo está pintado por delante, pero en su caso se nota menos.
 Para ponerse el casco, hay que cambiarle el pelo. Y sólo sujeta sus "alas" con las manos.
Aquí están todos los muñecos juntos, después de que les cambiara las cabezas a Hipo y a Astrid (estaba claro que lo iba a hacer). Es posible que haga algunos cambios más, pero por lo general, es una colección muy conseguida, con nuevas piezas y moldes, aunque empiezo a pensar que los problemas de diseño son por la estructura básica de los Playmobil.
Es la primera vez que vuelvo a los Playmobil desde mi barco pirata y tras años de LEGO y, a pesar de esos detallitos que he tenido que arreglar, creo que es una buena colección.

miércoles, agosto 23, 2017

7. Amistad ante todo

Y aquí termina el HTTYD Art August. Mañana se estrena la quinta temporada de Race to the Edge, que estará llena de sorpresas.
Terminar estas ilustraciones a tiempo fue un desafío en sí, mayor aún que elegir qué dibujar en cada una. Lamentablemente, el inicio del gran cúmulo de peticiones que todavía hoy ocupan gran parte de mi agenda se produjo justo antes de que esto fuera un simple boceto, y la falta de tiempo se nota. No obstante,  es un bonito final para un desafío en el cual lo que más he primado ha sido el aspecto creativo y divertirse jugando a mis anchas con estos personajes y este mundo, que tanto significan para mí.

6. Solos, los dos, besándonos en la suave brisa


martes, agosto 22, 2017

5. Cazados


Danny Zuko y Corny Collins

Una nueva petición vía DeviantArt. La lista aumenta cada día, y si bien al principio halaga, luego viene el estrés. Suelo ser una persona tranquila, a menos que tenga una cosa importantísima e inaludible que hacer. Cuando el trabajo se acumula, puedo llegar a trabajar varias horas sin descanso simplemente por lograr esa sensación del deber cumplido. 
No es que no lo disfrute; me encanta dibujar y algunos de los proyectos me están permitiendo ganar velocidad y buscar nuevas soluciones. También es cierto que luego está la persona tiquismiquis de turno que no sabe qué detalles son propios de un estilo ya prefijado y aunque hayas trabajado una semana en sus dibujos, pide cambios. 
Quizás, si estuviera dentro de un proyecto verdadero, con todo prefijado y pudiéndome organizar mejor, las cosas serían diferentes. Ahora mismo, intento organizar todo el trabajo que me queda para evitar que mi subconsciente me obligue a pasar horas arañando la pantalla de mi tablet. Y me doy cuenta de que, por mucho que me guste, no quiero trabajar estresada. No quiero agotarme hasta este extremo día sí y día también. Quiero darme tiempo para disfrutarlo. 
Aceptar peticiones en el mes más tranquilo del año no ha sido buena idea. O quizás sea el hecho de aceptar peticiones en sí. Creo que apechugaré con lo dicho y seguiré trabajando para terminar los dibujos prometidos, pero esta vez será la última y quien quiera algo, que lo pida educadamente y con tiempo. O que pague, que tampoco me vendría mal.